Categoría: Sin categoría

Cuento de Navidad

Cubiertamedia1Lecturas para insomnes. (I-II-III)
Relatos fantástico-eróticos disponible en Papel o Kindle (descarga digital) solo enamazon

…allí estaba él con la nariz pegada al escaparate de una librería de libros antiguos y usados donde parecía reinar con excelsa majestad un libro de colores brillantes, un libro en cuyo título, las letras se enredaban entre sí y que a él le fascinaba leer y releer: “Canción de Navidad”, y debajo, en letras más pequeñas y más formales: Ch. Dickens. El mismo libro que …

 

marleys_ghost_john_leach

Lecturas para Insomnes I-II-III.

Comprar en papel: http://amzn.to/2fY8Qif

Descarga digital: http://amzn.to/2fY70hg

 

Y también tienes Titulopq

Comprar en papel: http://amzn.to/2fYemS0

Descarga digital: http://amzn.to/2fY9Xyi

Espectáculo.

Cubiertamedia1
Lecturas para insomnes. (I-II-III)
Relatos fantástico-eróticos disponible en Papel o Kindle (descarga digital) solo enamazon

…me cogió suavemente del talle, acercando su boca a mi oreja, me susurró:
—Apuesto a que estas deseando enseñarnos ese bonito culo que tienes.
—Ja, ja, ja…¡pero que va a pensar tu amigo de mi….!
—No se preocupe señorita, ¡yo también tengo primas!
Le di a mi primo un ligero golpe con el abanico, en el bulto que se le dibujaba entre las piernas.
—¡Dile a ese que no se alborote! Si no se porta bien tendré que castigarlo.
—Sabes que ansía un castigo de tus labios, ¿verdad?
—¡Descarado!, hablar así a tu prima… En fin, la cortesía me obliga a complacer a mis invitados.
Dejé el abanico sobre la mesa y me di la vuelta dándoles la espalda. Con un rápido movimiento me subí por detrás faldas y enaguas y me las bajé casi al instante.
—¿Satisfechos? Que no se diga que no sabemos cumplir en el sur con los deberes de hospitalidad.
—¡Primaaaa!, eso no ha sido nada. Y con esas bragas tan enormes, no hemos podido ver el lunar.
—No son bragas. Se llaman culottes, la última moda, y tienen un fino encaje en los bordes que tu serías incapaz de advertir.
……….

27-postales-eroticos-sobre-cd

Confidencias.

Cubiertamedia1
Lecturas para insomnes. (I-II-III)
Relatos fantástico-eróticos disponible en Papel o Kindle (descarga digital) solo en amazon

Mira la curva que te hace el cuello al unirse con los hombros. Es perfecta. Me encanta besarte ahí. Además, me gusta porque cuando te beso, inclinas siempre la cabeza hacia el otro lado para que te pueda besar mejor y cierras los ojos…parece como si entraras en trance.
—¡Cállate por favor!, que me entran escalofríos.
—¿Y tus caderas? Nunca…

sensualidad-640x250

Secretaria eficiente.

Cubiertamedia1Lecturas para insomnes.  (I-II-III)

Relatos fantástico-eróticos disponible en Papel o Kindle (descarga digital) solo en amazon.

 

—Esta mañana a última hora, mi jefe, que… ¿lo has visto?, ha venido hoy con la camisa rosa, esa que le siente tan bien…¡que guapo está!..es que es verlo y se me aflojan las bragas… bueno va y me dice: Inma, necesito un expediente del archivo, ¿quiere ayudarme a buscarlo?

—¡Claro jefe!, Como no. A ver déme los datos.

—Y mientras vamos por el pasillo me da una nota con los datos del cliente. Entramos en el archivo, busco por los estantes y cuando lo encuentro, estaba en la cuarta balda, así que arrimo la escalera, me subo y como la escalera tiembla un poco él la sujeta. Localizo el expediente, y al bajar, no se que ha pasado, pero al verlo allí tan cerca —que bien huele el jodío— los dos solos en el archivo, que sabes que no entra casi nadie, chica, no se, creo que ni me he dado cuenta de lo que hacía, pero al bajar le he arrimado el culo a la polla, pero de una forma descarada. Y me he quedado allí quieta, notando como se le empinaba, que debe tener un pollón de cuidado.

—¿Y él que ha hecho?

……..

secretarias-candentes-10

Catástrofe cósmica.

Cubiertamedia1

Lecturas para insomnes. Relatos fantástico-eróticos disponible solo

en amazon, en Papel o Kindle (descarga digital)

…se barajaron muchas hipótesis, que conforme avanzaban en su desarrollo y verificación, se iban desechando por incongruentes o imposibles. Finalmente, quedó la que ha pasado a ser versión oficial de los hechos, ampliamente corroborada por los datos y que dicho sea de paso, ha servido para conocer aspectos ignorados de la Física que ni el mismo Einstein llegó a predecir.

Para explicar estas causas debemos retrotraernos a varios años atrás, desde que se empezó a observar una circunstancia extraña que, si bien al principio no se le prestó demasiada atención, con el transcurso del tiempo, si mereció que algunos visionarios se ocupasen de ella. Nos referimos al hecho de la paulatina concentración de la chatarra espacial en un solo punto.

cosmicas-21_min

Erectus

“Historias al calor del brasero”.- Amazon. Erotismo, sensualidad, misterio. No se puede pedir más.

Era un tío relativamente joven, desde luego más joven que yo, que me cogió sin decirme nada, me fué llevando a un rincón y allí, empezamos un morreo que no se terminaba nunca. Mientras situaba mi sexo contra el suyo y me movía apretando y aflojando la pelvis, pensé como en un relámpago que ese boniato no se me escapaba, pensé lo que me iba a hacer y lo que yo le iba a hacer y sobre todo, pensaba que la iba a humillar hasta que me pidiera clemencia y agachase la cabeza sin poder levantarla. Y mientras me mordía y me chupaba, me decía al oído todo lo que me iba a comer y como lo iba a hacer, por donde me la iba a meter y en que parte e mi cuerpo se iba a correr…sus palabras eran plomo derretido que se fundían en mi interior.

Claire Milbrath

Fotografía de Claire Milbrath

Curiosidad

“Historias al calor del brasero”.- Deja que te envuelva su misterio, su fantasía, su erotismo…

sintió que su deseo aumentaba y empezó a tocarse casi sin querer, algo que hasta entonces, nunca había hecho.  Y la sensación que percibió era tan grata, que superó el miedo a seguir tocándose; boca arriba, dobló las rodillas y separó las piernas para hacerlo con más comodidad, utilizó las dos manos, sintió erizarse y ponerse duros los pezones temblando de placer

gerda-wegener3

Ilust.: Gerda Wegener

Árboles mágicos

De “Historias al calor del brasero”.- Amazón

Después de correr durante un rato más, ya casi sin aliento, se detuvo un instante para tratar de averiguar en que parte del bosque se encontraba y orientarse hacia una zona que le fuera conocida y segura. Tras observarlo todo, mirando alrededor de ella, llegó a la conclusión de que estaba en un lugar, en el que nunca había estado. Aquel sitio le era completamente desconocido, no sabía hacia donde ir, solo le quedaba seguir corriendo por aquel verde pasillo que, como una amable invitación, le ofrecía el follaje. Siguió corriendo, y unos minutos más tarde llegó a un pequeño claro en cuyo centro se levantaba un majestuoso árbol que, eso le pareció a ella, la invitaba a trepar por él. Se acercó un poco temerosa, contemplando la majestuosidad de sus ramas y la brillantez de sus hojas. Algo sintió en su interior, algún tipo de comunión hubo entre el árbol y la joven, que, perdido el miedo, trepó rápidamente por sus ramas que parecieron cerrarse tras ella.

arbol