Mes: enero 2016

Libros

“Historias al calor del brasero”.- Todo erotismo, misterio y fantasía.

Así empieza “Historias al calor del brasero”

Los dos coches, uno detrás de otro, entraron en la pequeña plaza. No se veía ningún otro vehículo, por lo que pudieron aparcar sin ningún problema junto a la entrada de la Casa rural “El Retorno”, según especificaba el rótulo, en una escritura que imitaba caracteres antiguos, sobre una especie de tablón, también imitación de madera vieja, colgado sobre la gruesa puerta de madera, ésta no de imitación, de doble hoja.

libros

Anuncios

Curiosidad

“Historias al calor del brasero”.- Deja que te envuelva su misterio, su fantasía, su erotismo…

sintió que su deseo aumentaba y empezó a tocarse casi sin querer, algo que hasta entonces, nunca había hecho.  Y la sensación que percibió era tan grata, que superó el miedo a seguir tocándose; boca arriba, dobló las rodillas y separó las piernas para hacerlo con más comodidad, utilizó las dos manos, sintió erizarse y ponerse duros los pezones temblando de placer

gerda-wegener3

Ilust.: Gerda Wegener

Caballeros medievales

“Historias al calor del brasero” Amor, erotismo, fantasía, misterio.

Meses más tarde apareció como primera avanzadilla, un escuadrón de treinta hombres a caballo … bajo el mando de un caballero al que todos se dirigían dándole el tratamiento de barón.

La niña quedó impresionada al ver al barón con aquellos caballeros, todos revestidos de hierro, con sus yelmos y cotas de malla, los petos y las lanzas refulgiendo al sol, avanzando como si nada pudiese interponerse en su camino. Era un magnífico espectáculo ver aquella pequeña tropa cabalgando a un trote contenido.

GiuseppeRava

Ilust.: Giuseppe Rava.

Sentimientos.

De “Historias al calor del brasero”, relatos fantásticos, plenos de misterio y erotismo.

Yo sé que él sigue enamorado de ella, pero lo que él no sabe es que yo estoy locamente enamorada de él. Soy amiga de su mujer y nos hemos visto muchas veces, y cada vez que lo veo, siento un calor que me inflama el pecho y después baja por mi cuerpo hasta que se me licua en la entrepierna. No puedo evitarlo. Muchas veces, cuando sabía que lo iba a ver, no me ponía ropa interior. Me gustaba sentir como se me humedecían los muslos. Era mirarlo, verlo sonreír, oír su voz, y me entraba una desazón, un desmayo, que tenía que ir al baño y sentarme un rato, calmarme…y secarme las piernas.

MiloManara

Ilust.: Milo Manara.

Árboles mágicos

De “Historias al calor del brasero”.- Amazón

Después de correr durante un rato más, ya casi sin aliento, se detuvo un instante para tratar de averiguar en que parte del bosque se encontraba y orientarse hacia una zona que le fuera conocida y segura. Tras observarlo todo, mirando alrededor de ella, llegó a la conclusión de que estaba en un lugar, en el que nunca había estado. Aquel sitio le era completamente desconocido, no sabía hacia donde ir, solo le quedaba seguir corriendo por aquel verde pasillo que, como una amable invitación, le ofrecía el follaje. Siguió corriendo, y unos minutos más tarde llegó a un pequeño claro en cuyo centro se levantaba un majestuoso árbol que, eso le pareció a ella, la invitaba a trepar por él. Se acercó un poco temerosa, contemplando la majestuosidad de sus ramas y la brillantez de sus hojas. Algo sintió en su interior, algún tipo de comunión hubo entre el árbol y la joven, que, perdido el miedo, trepó rápidamente por sus ramas que parecieron cerrarse tras ella.

arbol

Belleza

“Historias al calor del brasero”.- Erotismo y fantasía.

…dejó caer la capa que la cubría, mostrando su espléndida desnudez. Se había depilado y su vientre estaba completamente liso. Solo en el ángulo que formaba la unión de sus piernas, se atisbaba un punto que marcaba la bisectriz de ese ángulo. Loco de deseo, la abrazó y fundió sus labios con los de ella en un beso cargado de pasión y de ansia de poseerla, mientras sus manos recorrían su cuerpo deteniéndose en cada rincón, en cada recoveco, y mientras, los labios continuaban su larguísimo beso sin poder separarse.

arslan-8Ilust.: Alain Gourdon