La Noche

“Historias al calor del brasero”.

El espectáculo les sobrecogió. Por un momento quedaron mudos por el asombro antes de poder avisar a los demás. Nunca, nunca, habían visto un cielo de invierno estrellado, sin apenas contaminación lumínica. Quedaron mudos de asombro, empequeñecidos por la magnitud de la belleza de aquel espectáculo. Acostumbrados al cielo de la ciudad, ninguno imaginaba que pudiesen verse tantas estrellas, de tantos tamaños y de tantos brillos de diferente intensidad. Alguien comentó que el precio que se pagaba por el progreso, a veces parecía excesivo. Otro respondió que el problema no era el progreso sino la imprevisión y el despilfarro de los hombres. Pero todos coincidieron, que aunque solo fuese por la visión de aquel cielo, el viaje ya había merecido la pena. Parecían hipnotizados por el espectáculo. Alguien aventuró el nombre de alguna estrella, otro señaló hacia un punto y dijo que allí estaba la Osa Mayor, uno más llamó la atención sobre una especie de mancha blanquecina, alargada, que parecía como un río entre tanta estrella y comentó que aquello debía ser la Vía Láctea…costó trabajo abandonar la contemplación de tanta belleza, pero al final, se fueron retirando hacia el interior de la casa.

estrellas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s