Con la boca llena no se habla

Historias al calor del brasero

“Historias al calor del brasero”.- Amazon
Sorprendentes relatos llenos de erotismo, fantasía y misterio.

…se arrodillo y tomó su miembro con las dos manos, lo besó abriendo ligeramente los labios y probando su sabor cálido. Ambos estaban ya empapados. Mientras chupaba, lamía y succionaba su miembro, el le apretaba la cabeza como si quisiera fundirla con su vientre y que ya no pudieran separarse, y ella, al mismo tiempo que se llenaba la boca de él, frotaba su clítoris mojándose los dedos en su propio jugo. El orgasmo fué simultáneo. Ella recibió en su boca toda su descarga.

George Grosz

Ilustr.:George Grosz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s