Manjar caliente.

Historias al calor del brasero.- Amazon

…completamente perdido ya el juicio quedó también desnudo ante la mujer, que separó algo las piernas para que los labios del hombre besaran los suyos y mojaran su clítoris que había adquirido la máxima sensibilidad.
Ya no era preciso fingir más. Era suyo. Le apretó la cabeza contra su vientre y notó como sus dedos entraban por la raja de su culo y buscaban donde introducirse. Tras unos momentos gozando de esa situación…

namioarukawa

Ilust.: N. Arukawa

Anuncios

Un comentario sobre “Manjar caliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s